trampa-comida

La trampa de la comida

Todo empieza por el amor por uno mismo


“Cuando voy a la nevera, no pienso, sólo voy y me como todo lo que hay dentro. Empiezo con una manzana, le sigue un yogur, una galleta… pero como en mi cabeza lo que quiero comerme es el chocolate, me como todo lo que pillo y termino comiéndome el chocolate, que sé que está guardado en el último cajón” 
Pienso… ¿es mejor hacer ésto, o ir directamente a comerme el chocolate?

¿te ocurre a ti también?

¿Sabrías decirme qué pensamiento precede al movimiento de ir a la nevera?

Si no crees que haya pensamiento…

¿Crees que es un comportamiento automatizado?

¿Qué ganas más allá del sabor, textura…?

Eso se llama… placer, tus endorfinas se disparan y tu tensión se relaja.

¿De donde podría venirte esa tensión? ¿Detectas alguna necesidad no satisfecha? ¿Sientes que no eres valorada en tu trabajo, tus hijos te tienen hasta el moño, alimentas tu vida de valores que te suman, qué tal tus relaciones…?

En muchas ocasiones esa tensión es emocional y tras comerte ese chocolate volverás a sentirla, porque estás intentando apagar el fuego con la herramienta inadecuada. Muy posiblemente después a tu tensión se le añadirá alguna similar a éstas:

… para qué me lo he comido.
… ya he cedido en mi compromiso conmigo misma.
… así no avanzo.

Piensa cómo hacer a tu mente desfogar de esa tensión:
… haciendo ejercicio?,
… haciéndote valer en tu trabajo?,
… dí lo que piensas, no te lo quedes
… haz actividades con tus hijos que os una, relaje y eduque
… permítete hacer actividades con las que disfruta, más allá del trabajo, la casa y sus hijos

Tu alma te pide crecimiento, avanza con amor hacia tu mejor versión.

Con amor, Mª Ángeles


sobre el autor

Mª Ángeles Díaz Martín

Facebook Google+

Nutricionista Clínico Colegiada, Coach de Salud, Experta en Sobrepeso y Síndrome de Intestino Irritable. Emprendedora y apasionada por el crecimiento personal para llevar tu salud y tu vida al siguiente nivel.


[cs_the_grid name=”instagram”]

Deja un comentario