Hola, estoy feliz de que estés aquí. Empiezo contándote mi historia…

Fuí una niña normal, tirando a tímida fuera de casa y la más pava dentro de ella, siempre haciendo bromas, caras y travesuras típicas de una niña sana. En casa comíamos cosas normales como todos los niños, aunque nunca hemos abusado de la bollería industrial ni de alimentos muy envasados, sí tomábamos galletas, sándwich, bizcochos caseros que cocinaba junto a madre(me encantaba la masa cruda del bizcocho de yogur, ummm), las empanadillas con atún y tomate extendidas en la encimera de la cocina, listas para rellenar, cerrar con el tenedor y freír; los gazpachos; las cacerolas de verdura picada para la sopa de verdura que tanto odiaba. ¡Normal, solo era una niña!

Mi madre tenía la certeza de que la comida casera era salud para sus 5 hijos y siempre nos lo ha transmitido.

Esta forma de comer, la cual considerábamos “normal” nos trajo “síntomas normales”. Aún hoy sin saber la causa , tuve inflamación del nervio ocular. Parecía un monstruo o a mi me lo parecía. Estuve ingresada por varios días, con cortisona hasta que se pasó. De vuelta a casa y vuelta a la normalidad. Me ocurrió dos veces más.

En la adolescencia y hasta de adulta he tenido un resistente acné en cara, espalda, brazos. Recuerdo tener una gran fuerza de voluntad ya con 12 años. En el colegio interno en el que estudiaba, los días que merendábamos chocolate con leche y pan refinado, me resistía y negaba a tomarlo y en su lugar me daban un bocadillo de queso de vaca. Fue bastante después que comprendí por qué a pesar de mi resistencia a los dulces el acné seguía en mi cuerpo. Ya con 12-13 años tenía la intuición de que lo que comía me hacía sentir mal, a pesar de lo rico que le estaba a mi paladar y a mis emociones.

Al empezar la Universidad en Madrid, comenzó mi vida de estudiante fuera de casa. Vivía junto a mi hermana mayor Marivi y aunque comíamos por norma “sano”, exporádicamente y cada vez más en esa edad incorporé comida rápida, más azúcar, alcohol, snack,…. Esto unido al estrés de la ciudad, comencé a sufrir del Síndrome de Intestino Irritable.

Sufría de fuertes retortijones que me doblaban, cólicos de gas que más de una vez me han impedido mi día a día; continuas diarreas … y poco a poco mi salud en aspecto, ánimo e internamente fue deteriorándose y eso que era una estudiante de Nutrición.

He arrastrado por más de 10 años el Síndrome de Intestino Irritable, cuyo tratamiento oficial es medicación para bloquear que el intestino tenga esas fuertes contracciones pero me negaba a tomarlas porque no veía que me fuera a resolver el problema y permitir a mi intestino sanar.

Ya son más de 3 años los que llevo poniendo en practica las pautas que te muestro en enformasana.

La recompensa: Un intestino regulado, energía para alargar las horas del día y llevar consultas presenciales, la web, la casa, las comidas, el deporte, tiempo para mí y mi familia

Lo que era “normal” se convirtió en lo que poco a poco fue restando Calidad a mi cuerpo, fue agotando las reservas de las que disponía, los micronutrientes tan importantes para la salud y el correcto funcionamiento celular.

Con mi web enformasana pretendo acercarte la forma de vivir (comida, ejercicio, fundamentos de nutrición y salud, desarrollo personal…) que a mí como nutricionista me permite tener el control de mi cuerpo, mis emociones y mi vida.

Con mis recetas quiero mostrarte como se puede comer sano, fácil, rápido y disfrutar al mismo tiempo que nuestro cuerpo nos lo agradece y se recupera.

Acercarte de manera sencilla y practica nuevos ingredientes que no sabemos muy bien cómo ni donde incorporarlos.

Tomar conciencia, poner atención para seguir caminando hacia donde quieres no a la deriva.

Es un punto de encuentro entre nosotros donde encontrarás motivación y aprendizaje para seguir cuidándote desde casa. Porque quiero que te empapes, que aprendas la teoría mientras que lo experimentas en tu cuerpo.

FILOSOFÍA

Quiero animarte y acompañarte en éste maravilloso camino, a que tomes conciencia de las opciones que tienes, que aprendas y experimentes en tu propio cuerpo para que puedas elegir.

Con enformasana quiero acercarte un estilo de vida más natural, más en consonancia con lo que somos.

Lo que consideramos normal hoy en día, créeme que no lo es. Sentirse mal un día sí y otro también, no es normal, pero nos hemos acostumbrado y como las personas que nos rodean se encuentran igual, asumimos que es la norma, pero no lo es.

El ambiente que le ofrecemos a nuestro cuerpo determina en un 70% cómo estaremos de aquí a unos años. Y éste está en nuestras manos día a día.

Quiero acercarte a la practica de una nutrición funcional con la que tus células poco a poco se recuperan y tú lo sientes.

Invitarte a que reflexiones y seas consciente de tu nivel de estrés, a gestionar tus emociones para que te potencien, a desarrollar aquello que te hace vibrar y para lo que nunca tienes tiempo, aprender lo que el ejercicio te hace sentir, a buscar verdaderas relaciones que te sumen, a descansar y desconectar, a hidratarte de verdad, a dejarte inundar por el calor y beneficios del sol.

MANIFIESTO

He preparado mi Manifiesto, recopilando frases que me inspiran y dan fuerza a seguir apostando por mi salud y bienestar físico y emocional.

Si te gusta, puedes descargarlo e imprimirlo grandote para que a diario te impulse como me hace a mi.



TRAYECTORIA ACADÉMICA

Soy Nutricionista Clínica diplomada por la Universidad Autónoma de Madrid.

  • Postgraduada en Nutrición Evolutiva e Inflamación.
  • Experta Universitaria en Nutrición Clínica.
  • Miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética.
  • Miembro del Consejo General de Dietistas Nutricionistas de España.
  • Practitioner en PNL y Coach.
  • Reiki – Flores de Bach – Cocina Energética de Montse Bradford – Naturopatía.
SOY FELIZ CON…

… una tarde en familia alrededor del brasero… un buen libro de esos que te enseñan y animan a practicar y mejorar… un viaje aunque sea corto con mi amor … un paseo meditativo… la hora del té con mamá… innovar en la cocina una nueva receta de dulce sano…

UN POQUITO MÁS DE MÍ


… entusiasta, constante aprendiz, luchadora, optimista, empática, observadora, exigente, aventurera, amiga …